DESCRIPCIÓN DEL CURSO

 

El curso Pensamientos y Feminismos Descoloniales toma como punto de partida el pensamiento crítico producido por movimientos e intelectuales históricamente inferiorizados por el racismo/sexismo epistémico de la modernidad/colonialidad. Este pensamiento crítico descolonial se produce contra los ejes de dominación y explotación capitalistas, patriarcales, epistemológicos, espirituales, pedagógicos, estéticos, ecológicos, etc. del “sistema-mundo capitalista/patriarcal occidentalocéntrico/cristianocéntrico moderno/colonial”. El curso enfatizará en los pensamientos descoloniales en América Latina tomando en cuenta toda su diversidad de tradiciones críticas (indígenas, afros y mestizas). La idea es pensar desde los movimientos sociales y los pensadores/pensadoras críticas descoloniales de América Latina para producir nuevas visiones, prácticas institucionales y conocimientos críticos acerca de viejas y nuevas formas descoloniales de autoridad política, de organización económica, de relaciones sexuales/género, de relaciones con el cosmos y con otras formas de vida, de visiones espirituales y de estructuras pedagógicas.

Igualmente el curso tomará como uno de sus ejes fundamentales los feminismo descoloniales latinoamericanos. Tengamos en cuenta que lo que se globalizó con la expansión colonial europea fue el patriarcado de la cristiandad. Contrario a los feminismos occidentales, los feminismos descoloniales mantienen una actitud abierta hacia los procesos previos a la llegada de los europeos y hacia los aportes de pensadoras y activistas que han ido configurando un pensamiento que evidencia la imbricación de las opresiones. No es que no hubieran otras formas de patriarcado antes de la colonización europea, pero éstas operaban con formas de organización y lógicas de dominación distintas. El patriarcado europeo encontró diversas relaciones entre los sexos en diferentes regiones de América Latina. En unos lugares el patriarcado europeo encontró formas patriarcales no-occidentales y reaccionó ante ellas de diversas maneras de acuerdo a las historias y contextos locales. En unas regiones destruyó el patriarcado local e impuso el cristianocéntrico europeo, en otras afirmó los formas locales sin pretender reemplazarlas, mientras que en ciertos lugares se dio una negociación articulándose formas híbridas entre el patriarcado europeo que se globalizó y el patriarcado no-occidental local que persistió. En otras regiones del mundo donde las relaciones entre los géneros eran de igualdad o de complementariedad, el patriarcado europeo las destruyó para imponer su lógica de dominación. Esto no se puede entender en su complejidad sin estudiar los procesos concretos que se dieron en cada región colonizada por Europa. En este sentido, dentro del feminismo descolonial esto es un debate abierto.

IMG_0154En segundo lugar, los feminismos descoloniales toman en serio el enredo e imbricación compleja entre múltiples opresiones. Por primera vez en la historia mundial tenemos un patriarcado que se globaliza hasta cubrir el planeta entero y donde unas mujeres demográficamente minoritarias van a tener mayor poder, recursos y riqueza que la mayoría de los hombres del mundo. Es decir, tenemos un patriarcado donde una minoría de mujeres consideradas racialmente superiores tendrán mayores privilegios que la mayoría de los hombres y las mujeres del mundo. El feminismo eurocentrado, blanco tiene dificultades en entender esto.

Las feministas descoloniales (negras, indígenas, mestizas racializadas, islámicas, etc.) han insistido en que no se puede entender el patriarcado hegemónico sin entender cómo el racismo se imbrica en las relaciones de género, sexualidad y clase, otorgando privilegios a las mujeres blancas sobre los hombres y mujeres racialmente inferiores por el racismo hegemónico. Esto constituye un buen ejemplo acerca de cómo la idea de raza y su jerarquía etno-racial global afecta todas las relaciones sociales incluidas las de género y sexualidad, considerando que estas relaciones de opresión están atravesadas por el régimen heteronormativo. De la misma forma ocurre con la sexualidad, donde una minoría de gays y lesbianas occidentales tienen mayor poder y recursos que la mayoría de las mujeres y hombres homosexuales, lesbianas y heterosexuales del mundo no-occidental. Descolonizar estas relaciones de opresión es parte de la agenda de esta escuela.

Pero lo importante de la opresión de género y sexualidad es que es parte integral y co-constitutiva de la colonialidad del poder, en la medida en que se convierten en dispositivos fundamentales de la dominación imperial/colonial al privilegiar en los espacios colonizados a los hombres sobre las mujeres y a los heterosexuales sobre los homosexuales y lesbianas. Estos mecanismos han servido a los colonizadores para dividir los pueblos colonizados a través de jerarquías de sexualidad y género útiles a la colonización imperial. La internalización hoy del patriarcado de la cristiandad en comunidades indígenas, afros y mestizas latinoamericanas constituye un obstáculo fundamental a la liberación descolonial de los pueblos. En este curso asumimos el lema de las feministas comunitarias Xincas, pues si bien no toda posición anti-patriarcal es descolonial, “no hay descolonización sin des-patriarcalización”.

Nos interesa en este curso profundizar en el análisis y la investigación tanto acerca de la crítica epistemológica como de la crítica feminista descolonial. Cómo descolonizar y despatriarcalizar las relaciones de poder Norte/Sur y al interior de las comunidades colonizadas del Sur Global, es parte del reto que esta escuela pretende abordar.